Misiones en Conjunto

Entendemos que las Asambleas de Dios es uno de los movimientos religiosos más fuertes en el mundo. Actualmente, es el quinto movimiento religioso “cristiano”, con 65 millones de seguidores en el mundo (los primeros 4 son la Iglesia Católica Romana, la Iglesia Ortodoxa Oriental, luteranos, y anglicanos. Entendemos que muchos de los miembros de las iglesias luteranas y anglicanas son nominales y los números están inflados por ser la iglesia estatal de Inglaterra y Alemania).

Una gran parte de este número se encuentra en América Latina, por lo menos 26 millones de ellos (21,5 millones en Brasil y 4,5 millones en la parte de habla hispana). Por lo cual, si las Asambleas de Dios Mundial va a cumplir su potencial en la tarea misionera mundial, una gran parte de ello va a ser resultado de un crecimiento de las Asambleas de Dios de América Latina. (Asambleas de Dios Mundial, que tiene una red y confraternidad, en su último congreso tomó la meta de llegar a 100 millones de personas y 500.000 iglesias – actualmente 350.000 – para el año 2020. Se llama “Visión 2020 para el año 2020.”

Una herramienta para ayudarnos a avanzar es la red de misiones que se llama “Misiones en Conjunto”. Tiene un propósito y meta de avanzar en la visión misionera en todos los países y como resultado, que se levante en cada país una estructura misionera de envío que sea seria, sólida, y creíble. Hay avances y todavía falta mucho camino por recorrer.

  1. Historia de Misiones en Conjunto

Misiones en Conjunto comenzó oficialmente en 1998. Tuvo su primera consulta en marzo del 2000, en Panamá. Tuvo su primer Congreso en 2001 en Guatemala. Actualmente tiene una consulta cada año, y se transforma a congreso cada tres. Aparte de los dos países mencionados, se han realizado los eventos en Costa Rica, El Salvador, Ecuador, Venezuela, Argentina, Colombia, Nicaragua, y Rep.  Dominicana. El congreso del 2007 en Buenos Aires, estuvo respaldado por las Asambleas de Dios mundial, y hubo 48 países en representación con 1.100 delegados. La asistencia en los últimos años a las consultas ha sido de entre 150 a 200 líderes. A los congresos, de 700 a 1.100.

Cuando comenzó el trabajo, había departamentos de misiones en 6 países. Hoy hay departamentos en cada país, menos en Cuba. España pidió ser parte de la red en 2004, ha participado con todo desde aquel tiempo y la consulta del año 2012 se llevará a cabo en Madrid.

Para no aburrir con mayores detalles, se encuentra en el anexo 1 la historia de Misiones en Conjunto. El anexo 2 es la lista de líderes.

2- Estado general de las Agencias

Se encuentra en el anexo 3 la estadística actual, que se actualiza cada año. Brasil no tiene departamento de misiones, sino una oficina que coordina información. Está actualizando su censo para tener un número seguro. En la parte de habla hispana, hay cerca de 500 misioneros enviados a 79 países (la cifra de países se actualiza cada 3 años). Hay cerca de 1.000 misioneros incluyendo la parte étnica. Las ofrendas están arriba de 4.4 millones de dólares.

Hay 4 países que tienen una agencia más desarrollada y fuerte. Son Argentina, El Salvador, México, y Venezuela. Entre los cuatro, tienen 63% de las ofrendas y 59% de los obreros enviados al extranjero. Argentina solo tiene 32% de los obreros enviados, y 31% de las ofrendas levantadas.

Así, hay una gran brecha entre estos 4 países y el resto. Aún sacando a Venezuela, solamente los otros 3 superan 50 obreros enviados, un número que Guillermo Taylor observa que es necesario para llegar a una “masa crítica” que garantiza una imagen de estabilidad y permanencia para la gente que mira la agencia desde afuera. Entonces hay un gran trabajo adelante y un gran potencial sin realizarse.

3- Avances y fuertes como continente entre las Asambleas de Dios

Se habla en “generalidades.”

3.1. Se ha roto el “no se puede.” Todos tienen convicción que se puede hacer una gran obra misionera desde América Latina. Aun las personas sin visión misionera reconocen eso.

3.2. Se ha desarrollado una visión misionera entre los líderes. Los eventos están marcados por una fuerte presencia y participación de líderes de todos los países.

3.3. Hay misioneros con muchos años de experiencia y eso ayuda a marcar la segunda generación misionera. Argentina cuenta con más de 4.000 años de experiencia misionera entre sus 150 misioneros y ex misioneros.

3.4. Hay avances en la calidad del liderazgo. Recientemente hay presidentes de misiones y/o líderes en puestos claves que han sido misioneros. Cinco de los presidentes han sido misioneros latinos. Se agregan personas claves en puestos administrativos y hay por lo menos 8 líderes que son o han sido misioneros. Seis de los presidentes están a tiempo completo.

3.5. Todos los países están creciendo y avanzando, esto se mide por avances en ofrendas y obreros.

3.6. La red es un recurso. Las consultas nos ayudan a todos a aprender el uno del otro, y las ideas y avances de una nación nos ayudan a tener en cuenta ideas y desafíos para la nuestra. Las reuniones se marcan por un entusiasmo y un deseo de participar y asistir.

4- Debilidades como continente

4.1. A pesar de un crecimiento notable y medible, la realidad es que todavía las cifras dadas son muy pobres y muestran la falta de visión misionera entre la mayoría de las iglesias en el continente.

El anexo 4 muestra un censo del año 2009 (que no se pudo actualizar hasta ahora, aunque lo haremos en el próximo año). Muestra que el promedio de ofrenda misionera como continente es de apenas entre 9,10 y 14,56 dólares por iglesia, por mes. Observe el informe:

El promedio de ofrenda misionera “por iglesia” en América es de USD 174,76 por año, o USD 14,56 por mes. Si incluimos anexos, desciende a USD 109,16 por “iglesia”, por año, o USD 9,10 por mes.

Si cada iglesia diera tan sólo USD 100 por mes, aumentaríamos a USD 25.102.800,00 (usando la cifra conservadora), es decir 25 millones de dólares por año, sólo con 100 dólares por mes, por iglesia. ¡Que Dios nos ayude!

Uno de los países solamente tenía ofrendas misioneras que representaban 44 centavos de dólar por iglesia por mes. Todavía hay mucho por hacer para tener una respuesta económica concreta, generosa, y que represente la fuerza que es las Asambleas de Dios.

4.2. Hay necesidad de líderes a tiempo completo. Más de 75% de los países no cuenta con un líder a tiempo completo.

4.3. Hay desafíos del liderazgo adecuado en muchos de los países. En algunos países falta encontrar el líder clave. Por ejemplo, en un país, por circunstancias no previstas, hubo 4 líderes en menos de dos años. En otros países hubo líderes elegidos que no participaron en ofrendas misioneras antes de su gestión como líder. Un líder no se levanta así nomás. Se forma, y a veces la formación es un proceso, no siempre de la manera ideal, y a veces de percepción lenta. También, en algunos países se elige el presidente de misiones por votación. La ironía es que la mayoría de los delegados están votando por un puesto que no apoyan con sus ofrendas (al contrario, los que votan por el superintendente, están obligados al apoyar la organización según las normas establecidas). Este problema se va a revertir con el tiempo, pero por ahora es un desafío pues personas sin visión misionera están participando en una votación general para el líder de misiones.

4.4. Aunque en algunos países esta ya saliendo la segunda generación de misioneros, en otros países recién esta saliendo la primera.

Antes de seguir al próximo punto, Brasil merece un comentario especial. Brasil tiene una política y organización muy distinta de los demás países entre las Asambleas de Dios. Actualmente no tiene departamento de misiones o “agencia misionera” oficial. Se está estudiando la posibilidad de que la oficina de misiones, que coordina estadísticas y ayuda en eventos regionales y nacionales, se transforme también en agencia misionera. Pero actualmente hay muchos “ministerios” en Brasil (mega iglesias que cuentan con muchas iglesias hijas en dependencia) que tienen su propia agencia misionera. No se sabe en la actualidad el número exacto de misioneros. Se ha hablado en algunos censos de 500. En otros informes se habla de 2.000. Lo que es cierto, es que Brasil tiene un gran potencial para el futuro.

5- El gran potencial para el futuro

Lo que nadie puede dudar es del gran potencial que tiene las Asambleas de Dios. A nuestro conocimiento, el país misionero más fuerte en el mundo es Finlandia. Observamos las siguientes estadísticas:

5.1. Misioneros enviados por número de Iglesias (entre las Asambleas de Dios).

La iglesia que más misioneros envía por iglesia es Finlandia. Ellos envían 1.2 misioneros por cada iglesia local. En otras palabras: cada iglesia = 1,2 misioneros. Entonces el número de iglesias que se requiere para enviar un misionero es 0,83.

Observamos estas estadísticas:

  •  Finlandia: 1 misionero enviado por cada 0.83 iglesias (menos de uno)
  • EEUU:   1 misionero enviado por cada 5 iglesias.
  • Argentina: 1 misionero enviado por cada 7.5 iglesias.
  • Guatemala: 1 misionero enviado por cada 193 iglesias. (Contando como 1 misionero a los hijos de misioneros)
  • América Latina: 1 misionero enviado por cada 67 iglesias.
  • Brasil:   1 misionero enviado por cada 74 a 265 iglesias (datos no oficiales)

5.2. Misioneros enviados por cada miembro o cantidad de personas que se congregan.

  •  Finlandia: 1 misionero enviado por cada 159 miembros.
  • EEUU: 1 misionero enviado por cada 1,250 miembros.
  • Argentina: 1 misionero enviado por cada 2,500 miembros.
  • Guatemala: 1 misionero enviado por cada 26,000 miembros. (Contando como 1 misionero a los hijos de misioneros)
  • América Latina: 1 misionero enviado por cada 10,000 miembros.
  • Brasil: 1 misionero enviado por cada 10,748 a 42,307 miembros.

5.3. El gran potencial de América Latina

  •  Si toda América Latina fuera como Argentina proporcionalmente, ¡habría entre 10.400 y 26.667 misioneros!
  •  Si toda América Latina fuera como EEUU proporcionalmente, ¡habría entre 20.800 y 40.000 misioneros! (Brasil solo: si Brasil fuera como EEUU propocionalmente, tendría entre 17.600 y 29.600 misioneros)
  •  Si toda América Latina fuera como Finlandia proporcionalmente, ¡tendría entre 163.522 y 240.963 misioneros! (Brasil solo: si Brasil fuera como Finlandia proporcionalmente, tendría entre 138.364 y 178.243 misioneros)

Entendemos que América Latina no tiene la economía que tienen los EEUU y Finlandia. Sin embargo, Argentina, con sus luchas de inflación, inestabilidad, y aun un colapso bancario en 2002, muestra el gran potencial que tenemos como continente. Sin embargo, a pesar de que no tenemos las economías de Finlandia y EEUU, una cosa es obvia: podemos hacer mucho más de lo que hacemos ahora y hay un gran potencial para la obra de las Asambleas de Dios de América Latina para impactar el mundo.

RECUERDEN

¡Hay 26 millones potenciales intercesores! ¿No se puede levantar por lo menos 2 millones de personas comprometidas interceder para la obra misionera?

Si cada iglesia diera tan solo 100 dólares por mes (como promedio, entendiendo que hay iglesias a las que les costaría lograr eso, como hay muchas que podrían hacerlo con facilidad) habría ofrendas misioneras de 240 millones de dólares, lo que supera lo que ofrenda Asambleas de Dios de EEUU cada año.

Si cada miembro diera un dólar por mes, ¡habría ofrendas misioneras de 312 millones de dólares por año! (más que el doble de EEUU).

Para que las Asambleas de Dios de América Latina diera mil millones de dólares (un billón), por año, solamente se requieren 3,20 USD por mes.

Todo eso no se trata de dinero: si se logra una respuesta concreta y generosa de una magnitud importante, habrá muchos más miles de misioneros enviados para impactar el mundo para Cristo.

¡Que Dios nos ayude a responder al desafío!

Share Button